Email: info@nzreformas.es
Teléfono: (+34) 976 56 55 24
SÌguenos en facebook SÌguenos en twitter Síguenos en google+

Usar ladrillo o pladur en Zaragoza para la tabiquería interior de una reforma integral

Cuando se plantean nuevos proyectos de reformas integrales en Zaragoza, sobre todo si exigen un cambio de distribución en la vivienda, el primer escollo que debemos salvar es la elección de los materiales para los trabajos de tabiquería interior. Surge entonces la pregunta: ¿el ladrillo de toda la vida o las placas de pladur?
Para poder contestar a esta pregunta de manera completa, en primer lugar, debemos saber qué es exactamente este material y qué distintas opciones tenemos. De esta forma, podremos darte el mejor precio con un presupuesto de reformas en Zaragoza para tu proyecto.
Tabiquería interior de pladur o ladrillo para una reforma integral

¿Qué son las placas de pladur?

La tabiquería llamada seca en cartón yeso, la que todos conocemos por el nombre de su marca comercial: pladur, son un tipo de placas compuestas de yeso laminado, entre dos capas de cartón.

Entre sus principales características, nos encontramos que presentan una gran resistencia a la compresión (debido a su fabricación en yeso) y a la flexión (dado por la inclusión del cartón en su elaboración).

Existentes distintas medidas y grosores, dependiendo del fabricante. Su uso más empleado en reformas integrales en Zaragoza es para crear falsos techos, para la tabiquería interior en casos de nueva distribución, para forrar paredes o incluso para construir muebles (piénsese por ejemplo en el caso de las librerías de obra).

Reciben distintos tratamientos que les confieren atributos específicos que resultan adecuados para unas u otras instalaciones de pladur en Zaragoza. En este sentido, podemos diferenciar entre los siguientes tipos:
  • Placa blanca: es la más polivalente y versátil de todas, y garantiza un buen aislamiento acústico y térmico.
  • Placa verde: ideal para cocinas y baños por su elevada capacidad para absorber el agua y aislar la humedad.
  • Placa azul: aísla muy bien del ruido, tiene gran dureza y resiste bien al fuego.
  • Placa rosa: muy rápida y sencilla de instalar y de gran resistencia al fuego, lo que la hace perfecta para cuartos de luz, maquinaria, contadores, etc.
  • Placa amarilla: la más dura de todas, muy adecuada para un pasillo, y para obras en colegios, locales, etc.
  • Placa con aislamiento: su aplicación se limita a los trasdosados de muros (en fachadas o interiores), y se adosan a ellos para conseguir un elevado grado de aislamiento, tanto térmico como acústico. Incluye un panel adhesivado de gran poder aislante (suele emplearse lana mineral o poliestireno expandido).

Como se puede ver, las prestaciones que ofrecen una u otra placa son distintas, por lo que la elección de la más conveniente vendrá determinada por el tipo de estancia donde vaya a ser empleada, y los resultados que se quieran obtener: resistencia al fuego, gran dureza, absorción de la humedad, aislamiento acústico o térmico. Se escogerá el color de la placa según las necesidades que deban satisfacerse.

¿Qué ventanjas tiene la instalación de pladur en Zaragoza?

Sin duda, la llegada de este material ha supuesto una revolución técnica en el sector de la construcción y las reformas integrales en Zaragoza, ya que presenta muchas ventajas frente a la tabiquería tradicional en ladrillo y cemento: 
  • 1. Fácil ejecución. Su colocación es mucho más rápida y sencilla, aunque es importante que la realice un profesional acreditado que garantice una unión perfecta en sus juntas y puntos singulares. Una vez se tiene replanteado el tabique y se han ubicado los perfiles, su instalación es sumamente ágil. Además, las placas pueden ser cortadas con facilidad a la medida que requiera la reforma, aunque deben emplearse siempre herramientas y maquinaria adecuada para cortarlas, clavar perfiles o atornillar.
  • 2. Residuos generados en la obra. El pladur genera mucho menos material de desecho que la tabiquería tradicional en ladrillo y cemento. Para su colocación se emplean cintas para juntas y un tipo de pasta que asegura la unión. Además, las placas suelen emplearse enteras, y solo se hacen recortes para las partes superiores y encuentros laterales. No se generan pues residuos de mortero, que en ocasiones hay incluso que romper (como ocurre con la tabiquería en ladrillo), ni restos de ladrillos, y la retirada de escombros resulta pues una tarea mucho más sencilla.
  • 3. Listo para pintar. Una vez colocadas las placas, la superficie queda perfectamente lista, y no requiere ni de un enlucimiento ni de alisamiento para poder aplicarle la pintura o el tratamiento de revestimiento posterior que requiera (alicatado, papel pintado, etc). Tan sólo hay que aplicar un poco de masilla en las juntas y los tornillos, y listo. Esto facilita en gran medida los trabajos de reformas integrales en Zaragoza, puesto que ahorra tiempo, medios y materiales.
  • 4. Gran poder aislante. Ésta es sin duda la característica estrella, y atributo más valorado, en la instalación de placas de pladur en Zaragoza, porque este material es un potente aislante, tanto térmico como acústico. De hecho, existen además placas con tratamientos específicos para mejorar aún más estos atributos, incluso para hacerlas resistentes al agua. Recordemos el color que decíamos antes, que son el identificador de sus características diferenciales.

Hasta aquí todo perfecto, pero....

¿Qué problemas nos podemos encontrar con el pladur?

Una vez conocidas las bondades de este material, vamos a conocer cuáles son los principales inconvenientes que pueden surgir si realizamos una instalación de pladur en Zaragoza, y si tienen solución:
  • 1. Dimensiones y transporte. El primer aspecto a tener en cuenta viene determinado por el tamaño de las placas y la necesidad de transportarlas al lugar de la obra, aspecto que puede ser determinante para decantarse por una u otra opción. Los ladrillos son más fáciles de transportar, verdad que cobra sobre todo relevancia en obras donde debe subirse el material a un piso alto sin ascensor, y puestos a poner pegas, con unas escaleras estrechas, y con ángulos imposibles. En este caso, resultaría muy complejo poder subir las placas, sino imposible. Por suerte, existe una solución y es el empleo de una grúa que nos ayudará a elevarlas desde la calle hasta la ventana o terraza de la vivienda, en condiciones de seguridad y garantizando que no sufren deterioros en esta tarea.
  • 2. Uso futuro del tabique. El pladur no es capaz de aguantar cualquier cosa que le colguemos, como estanterías, cuadros voluminosos, muebles, sanitarios, etc. Y si ese va a ser el destino futuro, hay que planificarlo con antelación, para reforzar estas zonas que van a tener que soportar estas cargas. Con el ladrillo no es necesaria esta planificación, porque lo aguantan todo. Aunque este punto pueda resultar un poco peliagudo, si llevamos a cabo la reforma integral en Zaragoza con una planificación adecuada, se pueden prever estos casos y actuar en consecuencia, reforzando las zonas que vayan a soportar un mayor peso. Al respecto, deberán también emplearse tacos especialmente aptos para estas superficies.
  • 3. Problemas con las humedades. En las zonas de contacto de las placas con el suelo, debido precisamente al yeso que contienen, se pueden dar problemas de humedades por el uso habitual (pensemos en el simple hecho de fregar el suelo, o en casos en que se vierta líquido y se encharque el piso). Pero esto tiene también una fácil solución, y es simplemente dejarlas apoyadas sobre el perfil inferior de la estructura, con lo que no quedan directamente sobre el suelo y se soluciona el inconveniente de que pudieran ascender las humedades. En zonas que vayan a tener un contacto muy directo con el agua (pensemos en baños y cocinas) es recomendable emplear las placas verdes, que están especialmente diseñadas para aguantar este tipo de ambientes.
  • 4. ¿Quién dijo fragilidad? Mucha gente tiene la creencia de que el pladur es un elemento muy frágil y que se rompe con facilidad. Al respecto, recordemos que existen placas específicas de mayor resistencia a impactos. El uso adecuado de una vivienda, no tiene por qué suponer roturas en las placas, a no ser que vayamos dando patadas y puñetazos, pero esto no suele ser lo normal, al menos en las civilizaciones modernas. De todas formas, si se produjera un fuerte impacto, la reparación no resulta cotosa y no deja a la vista ningún desperfecto.

Sin duda la instalación de pladur en Zaragoza es cada vez más demandada, y nuestra mejor recomendación es que acudas siempre a un profesional homologado que pueda llevar a cabo la obra en condiciones de máxima garantía, para que no tengas que lamentar el resultado.

NZ reformas somos una empresa de reformas integrales en Zaragoza que llevamos a cabo todo tipo de obras, con la seriedad y profesionalidad que avalan nuestros más de 25 años de experiencia. Ponemos a tu disposición todo nuestro conocimiento para conseguir tu reforma soñada.   

Contáctenos

  • Calle Duquesa Villahermosa, 115, Local
  • 50009 - Zaragoza
  • 976 56 55 24
  • 696 97 47 56
  • info@nzreformas.es
  • Su formulario no cumple con los siguientes criterios: Todos los campos (marcados con asteriscos) deben estar llenos y su contenido debe ser valido.
    Por favor rellene todos los campos con *.
    La dirección de correo es invalida.
    El tipo de archivo/s adjunto/s es erroneo o no compatible.
    • Nombre*
    • Teléfono*
    • Email*
    • Mensaje*
    • * obligatorio